Munay

Renovarse…

Echaba de menos escribir. Escribiros y escribirme. Nuevo año por el mismo camino intentando conseguir mi gran meta de este año. Estoy en camino. Año nuevo con proyectos, objetivos y sueños renovados.
El año pasado me prometí a mí misma dejar atrás todo lo que me hiciera daño, que dependiera de mí y que pudiera hacer algo para cambiarlo: actitudes, miedos, cobardías, pensamientos negativos y personas tóxicas. Solo quiero lo que y quien suma. Y también mírame más, pensar más en mí. Y empecé el año cumpliendo esa promesa. Me tragué mi cobardía y me enfrenté con miedo a aquello que más me aterraba de la mejor manera en que sabía hacerlo: escribiendo. Tenía que hacerlo. No podía esperar más. Por primera vez me dejé llevar por el corazón aunque mi cabeza sabía que era el mejor momento. Aunque francamente no sí existe un momento ideal para ello.
Presiento que esté año va a ser un año que va a tener de todo…y solo espero que me ayude poco a poco a coger al toro por los cuernos como se suele decir…y mientras eso va sucediendo que me regale algún que otro viaje, a cualquier parte, me da igual, lo único que pido es elegir la compañía. Porque al final y al cabo eso es lo importante en la vida: tener la opción de escoger con quien la compartes y si eres inteligente sabrás elegir la opción que más feliz te haga. Y disfrutar cada momento especial porque no se volverá a repetir.

Mil besos…

Leave a Reply

Anterior

Noviembre dulce

Siguiente

La Asistencia Personal