Munay

Ojalá alguien…

Alguien que camine en paralelo conmigo. Sería genial el encontrar ese alguien con nombre y apellidos. Alguien que se cruce en mi vida de una forma casual y sepa despeinarme. Que se enamoré de mi mal carácter. Que entienda mi estrés. Que sepa arroparme cada noche entre su piel, un colchón y una sábana. Que entienda que a pesar de vivir sobre ruedas mi vida es tan normal como la de cualquiera. Que se aprenda de memoria mis quince cicatrices y mis cinco puntos cardinales grabados a tinta en mi piel. Que me haga rabiar y callar con un beso. Que se quiera ir a Pekín conmigo aunque no le guste la comida china. Que me regalé un fin de semana un Spa cerca de las Islas Cíes. Que me invite cada noche a cenar en vez de comprar mil vestidos o un par de zapatos de marca.

Alguien que se ría cuando me oiga cantar y me pida que lo siga haciendo aún a riesgo de que fuera caiga el diluvio universal. Alguien que se termine aprendiendo mis canciones favoritas cada cierto tiempo solo para cantarlas conmigo en el coche de camino a cualquier parte. Que se enamoré del Bierzo igual que lo hecho yo.

Dicen que si no lo/la buscas aparece…

Leave a Reply

Anterior

Haz lo que te dé las ganas

Siguiente

No quiero saber ti