Munay

Noviembre dulce

El tiempo vuelva. Los días pasan. El frío llega. Y con el las ganas de mantas, ojalá tu cuerpo y el mío debajo haciendo que lleguemos a 30º. La gente piensa que solo el calor quema pero el frío lo hace aún más. A mi me arde cuando no te tengo cerca.

Porque una chaqueta abriga pero estoy segura de que no tanto como lo harían tus brazos rodeándome o tu jersey prestado para entrar en calor, con tu olor…

Peli y palomitas. O una escapada de fin de semana, tú eliges el destino, yo ya he elegido la compañía. Porque contigo a cualquier otra parte. Me da igual. Es increíble. Porque te has convertido en mi hogar. Porque has espantado mis demonios. Porque has asustado hasta al más oscuro de mis miedos y ya ni se atreven a asomar ni un pie. Porque, por una vez en mi vida quiero que el tiempo se pare, que no existan los relojes. Y pasar rato, todo el rato sin parar… Ojalá…

Leave a Reply

Anterior

Deja de ser cobarde, amor

Siguiente

Renovarse…