Munay

Me gusta el frío

El frio ha llegado otra vez para instalarse en mí. Y en la ciudad. Solo me apetecen comidas calientes y como no, tumbarme en la cama con un buen libro y desconectar. O escuchar música con la habitación a oscuras. Eso sí, la manta por encima no puede faltar. Quiero que llegue el 20 de enero, para que los exámenes, los trabajos, las prácticas y las clases me dejen tiempo para pensar. Y al mismo tiempo alguien que sepa frenarlo, porque me gusta salir a pasear con frío un sábado por la mañana hasta que la goma de la rueda de la silla se desgaste. Para despejar mi cabeza. Para recordarte, mejor dicho, para imaginarte.

Quiero volver a casa. Solo para sentir el olor a mar. Y amar. Ver a los míos y despedir con ellos otro año más. Y tener reencuentros que saben a despedidas. También reencuentros que saben a siempre estás, por muchos kilómetros que haya demás. Tengo ganas de que el año empiece para comenzar a vivir  más. Y dar las gracias, por vivir, por sentir una vez más, tanto lo bueno como lo malo. Todo. Absolutamente todo lo que esté por llegar. No tengo límites. Estoy lista, cada vez un poco más. Porque no dejo de aprender, de descubrirme cada día.  Cada año y cada día es una nueva oportunidad para no desperdiciar absolutamente nada.

Me gusta el frío.

Leave a Reply

Anterior

Humanidad

Siguiente

Haz lo que te dé las ganas