Munay

Manías

Tú y tu (bendita) manía de volver a mida cuando yo ya no lo esperaba. Y volver para no marcharte. Para quedarte. Para hacerme ver que nunca te llegaste a ir del todo. Que desde que nos conocimos has estado ahí. Dentro de mí. De mi cabeza. De mis sueños, en los cuales te perdías entre mis piernas, donde te sabías mi cuerpo de memoria. A oscuras y en braille. Sabias perfectamente donde estaban cada uno de mis lunares, mis cicatrices, mis tatuajes. Y te encantaba. Y a mi más.

Me despertaba. Empapada en sudor. Y de repente un whatsapp. Tú y tu (bendita manía) de darme los buenos días e incluso, a veces, las buenas noches. Y yo tan feliz. Pero te quería cerca. Mucho más cerca. Piel con piel. Para que lo que soñaba se hiciera realidad pero no te pude retener entre tanta multitud, tu cuerpo quería más vivir… y yo vivir en ti, sin más  como dice Vanesa Martín es Cuestión de Piel. Así que aquí sigo yo, esperando-te, esperando a que un día pase algo que te haga darte cuenta de que aquí estoy yo. Y que si has vuelto a mí esta vez no voy a dejar que te escapes. Yo y mi (maldita) manía de estar enamorada de ti

Leave a Reply

Anterior

Vengo a recordártelo

Siguiente

Nadie que me reste