Munay

Alguien te dejo marchar

No se trata de rencor, no se trata de querer y no poder. Que no queremos cambiar nada y de nada serviría hacerlo. Pero en un momento de tu vida alguien te dejó marchar. Y aunque haya llovido bastante desde entonces, y sus huellas se hayan borrado por completo, de vez en cuando recuerdas, que alguien te dejo marchar.
Hubo días malos, no vamos a fingir que no ha sido así. Pero cuando algo se termina siempre duele. No porque tengamos alguna duda, sino porque en algún momento cuando todo comenzó, pensamos que el final no llegaría nunca. Y sin embargo llegó. Porque todo acaba de una manera u otra. Pero también hubo días buenos, en los que comparas, y te das cuenta de que tal vez, es mejor así. Y que, probablemente hubiera sido mejor así desde hace más tiempo del que queríamos creer. Que nos aferramos tanto a alguien, simplemente por rutina, que olvidamos todo lo bueno que nos estamos perdiendo.
Debemos saber también, que las cosas se pudieron hacer mejor, pero tampoco fue fácil, que los hechos se van desencadenando un poco al azar y otro poco por mala suerte.
No sé qué pudimos haber sido, y ahora la verdad, no me importa. Me importo en su momento, y esa idea rondó por mi cabeza hasta que se perdió entre mis recuerdos. Porque alguien ocupó ese vacío. No una pareja necesariamente. Tal vez fue una amiga, un familiar o simplemente un hobby. Y obviamente, alguien ocupo el mío en tu vida. Así es como debe de ser.

Pero a quien me dejo marchar, le debo decir que es una decisión con la que tendrá que cargar el resto de sus días.  Que le puedo prometer que jamás encontrará a alguien como yo. Al igual que yo no conoceré a alguien como él. Qué nadie le volverá a mirar con los mismos ojos, ni le sonreirá de la misma manera. Que nadie volverá a hacerle reír del mismo modo, ni hacerle llorar, como lo hacía lo hacía conmigo. De otra manera sí, pero nunca igual.  Y tal vez en algún momento cuando crea que me ha olvidado alguien pasara a su lado con mi perfume y durante unos segundos volverá el tiempo atrás y me recordará… ¿Sabes que creo? Que algún día cualquiera, se despertará con alguien a su lado y se darás cuenta de que me echa de menos.
Hay historias que nunca acaban pero, del mismo modo, hay otras que nunca llegaron a empezar.

Leave a Reply

Anterior

Felicidad

Siguiente

II Jornadas en TAPSD